27 mayo 2013

Una pequeña historia

Ella no quiso besarme cuando yo tenía doce años. Yo volví a besarla un día de marzo a mis cansados treinta y pico. Ella me dijo que siempre la había perseguido la sombra de ese beso en las nocturnidades y en los momentos de nostalgia, y que ya era hora de dejarse dar alcance. Yo prometí siempre recordar su rostro y sus trencitas con cintas de raso.


1 comentario:

Analía dijo...

Estimado Jorge:
Gracias por compartir tu blog. Me dio dado gusto leer varios textos aquí incluidos.
Un saludo cordial, que estés muy bien
Analía Pascaner